Cómo mantenerte concentrado cuando estudias de noche

Cómo mantenerte concentrado cuando estudias de noche

Hoy en día, cada vez son más los estudiantes que prefieren estudiar de noche, sobre todo en los días previos a un examen.

Aunque esta es una actividad no recomendada por la mayoría, quizás el mayor desafío de una noche dedicada a los libros no sea tanto el tema a estudiar, sino ser capaz de permanecer despierto y alerta para aprender o repasar con eficacia.

Cómo mantenerte concentrado cuando estudias de noche

Desafortunadamente, sabemos que esto no es fácil, especialmente porque el cuerpo y la mente humanos no están programados biológicamente para funcionar y ser eficientes por la noche.

Sin embargo, con un poco de creatividad y previsión, puedes aprovechar al máximo sus horas de estudio nocturno. En el artículo de hoy, por lo tanto, me gustaría enumerar algunos consejos útiles que te ayudarán a mantenerte concentrado y estudiar de manera efectiva por la noche.

Algunos cursos como el curso de corretaje de propiedades de Braniff Institute requieren atención y concentración para conseguir el éxito.

Comer poco en la cena

Comer mucho por la noche puede provocar el efecto contrario al deseado, que es quedarse dormido sobre los libros. Si tienes que afrontar una intensa noche de estudio, tendrás que comer poco. Tal vez, para mantenerse fuerte, puedas tomar algunos refrigerios ligeros por la noche.

Tómate algunos descansos

Nunca levantarse de la silla es contraproducente. De vez en cuando tienes que tomarte unos descansos y hacer algo que te relaje: caminar, ver un video en Youtube o incluso trotar un poco, si el clima lo permite. Si no quieres salir, también puedes hacer estiramientos o gimnasia en casa. Esto ayudará tanto a tu mente como a tu cuerpo.

Cambia tu puesto de estudio

Estudiar siempre en la misma posición puede ayudar a aumentar la fatiga y el sueño. Así que trata de cambiar de posición con frecuencia: de pie, sentado en una silla o en el suelo. Sin embargo, nunca te acuestes en una cama o en un sillón cómodo. Terminarás cayendo en los brazos de Morfeo.

Agua fría

No hay nada mejor que el agua fría para despertar a una persona. Enjuaga tu cara y cuello. En el verano, quizás, también puedes considerar tomar una ducha con agua fría. Lo importante es que todo se haga rápido.

Temperatura ambiente fresca

En verano, dadas las altas temperaturas, el ambiente de estudio puede parecer más un horno. ¡Y el calor suele hacernos dormir! Así que asegúrate de que la habitación tenga el aire acondicionado adecuado.

Discurso inverso para los meses fríos. Suspende el uso del aire acondicionado para evitar tener una habitación demasiado fría.

Últimos consejos

Como se mencionó al principio, no se recomienda estudiar de noche. Pero si realmente no puedes prescindir de él, al menos trata de minimizar las noches dedicadas a los libros. Recuerde que la mente y el cuerpo necesitan un descanso adecuado para funcionar con eficacia.

Evita el uso de “ayudas” por la noche, como café o bebidas energéticas. Si se prolongan en el tiempo, estas bebidas pueden provocar graves dolencias físicas.

La cafeína, por ejemplo, provoca un aumento de la secreción de ácido gástrico. Por tanto, el uso continuado puede conducir a patologías como úlcera, esofagitis, reflujo gastroesofágico, nerviosismo, irritabilidad, ansiedad, insomnio y palpitaciones.

En los casos límite, también puede haber casos de depresión, desmotivación y dificultad para concentrarse.

Deja una respuesta